TEXTO FUNDACIONAL

 

 

 

ASEMASS&COMGLOBAL

ASOCIACIÓN MUNDIAL

DE SEMIÓTICA MASSMEDIÁTICA

& COMUNICACIÓN GLOBAL

 

POR PABLO ESPINOSA VERA*

PRESIDENTE DEL ISECOM** Y COORDINADOR-

FUNDADOR DE ASEMASS&COMGLOBAL

 

 

DEFINICIONES, OBJETIVOS, ANTECEDENTES

 

La massmediósfera contemporánea representa el espacio donde se da la real imbricación entre los mass-media y el hombre en sociedad, donde tienen que ‘cohabitar’ en una simbiosos de connotadores posmodernos. En este contexto, los media instauran simbolismos, mitos y rituales, pero el ser social es el que les concede, finalmente, carta de naturalización vía el ‘habla mítica’ (Barthes) modificando el ámbito de las relaciones sociales, de la intercomunicación humana y al propio discurso mediático que tiene que conmutarse ante la presión social.

 

 

EL ‘PACTO COMUNICATIVO’ Y EL

‘INTERCAMBIO COMUNICACIONAL’:

UNIVERSO DE ESTUDIOS DE  ASEMASS&COMGLOBAL

 

 

La misión y los objetivos de ASEMASS&COMGLOBAL van enfocados a construir un diálogo y un acercamiento teórico profundo  de cobertura multinacional e intercultural, que interprete, analice y devele, en el plano de la significación y de la pragmática de la comunicación, el rol y la interrelación de dos grandes discursos imbricados en su operatividad y en sus efectos: por una parte, el producido y transmitido a consumidores de signos y símbolos por las industrias culturales vía los mass-media y otros mecanismos de distribución y por la otra, el ‘discurso social’ generado por los receptores ante los contenidos recibidos (semiosis social) el que, en un ‘efecto boomerang’, se revierte a los emisores impactando y modificando las prácticas significantes y discursivas de la máquina massmediática y a las instancias de poder que las amparan. Este proceso ‘semiósico’ opera en forma permanente e ilimitado, como diría Peirce, en el espacio de lo cotidiano vía los intersticios de las propias redes interinstitucionales del poder y de lo social.

 

Es importante destacar que este ‘intercambio comunicacional’ deviene en un extraño equilibrio y en una tensión que obliga, constantemente, a ambas instancias a conmutar o a cambiar sus códigos adoptando actitudes incluyentes, flexibles e interlocutivas para poder coexistir en una misma ‘massmediosfera’ (la ‘cohabitación cultural’, como la define Dominique Wolton).

 

La sinergia entre los postulados e hipótesis latentes en las teorías semióticas de los media, que profundizan en el estudio de las estructuras subyacentes de los mass-media y de los procesos de producción de sentido, y las derivadas de la sociología de la comunicación y de la mass communications research que se concentran en el impacto ideológico provocado por los medios masivos en las audiencias, deberá contribuir a elucidar y a develar, desde diferentes perspectivas y posiciones, este doble proceso medios/sociedad, sociedad / medios enfatizando por una parte, fenómenos como el de la seducción que ejercen los medios sobre sus audiencias (Parret, Baudrillard) y viceversa, las modalidades vía la ‘semiosis social’ que realizan los receptores para transformar y adaptar el discurso mediático a las visiones y expectativas de la propia sociedad (una ‘apropiación’ relativa,  para evitar confusiones).

 

Por supuesto, en esta relación de ‘corresponsabilidad semiósica’ o ‘pacto comunicativo’, en términos de Bettetini, no existen reglas del juego preestablecidas ni marcos legales y regulatorios de orden institucional, a excepción de los propios códigos de ética autorregulatorios asumidos en forma voluntaria,  casi siempre tramposamente y al nivel de simples coartadas políticas.

 

 

LOS PROCESOS DE CONSTRUCCIÓN DE SENTIDO

 

 

El sentido, o ‘lógica del sentido’ en términos de Gilles Deleuze, representa uno de los principales  objetos de estudio de la semiótica filosófica y de las semióticas aplicadas y el sentido deriva o es consubstancial al significado mismo. Todos los sistemas de significación son, en última instancia, sistemas portadores de sentido. Este ‘sentido’ potencial, al ser liberado vía los procesos semiósicos o de comunicación cobra dimensión y genera efectos en el interpretante en cuestión (en el universo massmediático hablaremos de ‘receptores’).

 

Los mass-media constituyen enormes megamáquinas productoras y transmisoras de sentido al margen de esquemas axiológicos o de éticas públicas o privadas. La masa de significados y significantes generados por esta industria de cobertura planetaria fluye, incesante, las 24 horas del día por infinidad de canales y frecuencias al margen de sistemas regulatorios mundiales o nacionales, y atrás de ese infinito sistema de producción discursiva y programática, opera un ejercito de ‘metálogos’ o artífices de metalenguajes.

 

La producción de sentido (centrífugo o contradictorio, en este caso) es la finalidad más importante de los mass-media incluyendo en este contexto elementos de diversión, entretenimiento, información y conocimiento; analizar estos procesos discursivos y semio-pragmáticos forma parte de los objetivos de ASEMASS&COMGLOBAL con especial atención al espacio de la enunciación donde se incide o enfatiza la ‘intencionalidad’ o deseos subyacentes del emisor.

 

En este rubro es importante subrayar el rol decisivo que juega en la producción discursiva el sujeto o los sujetos de la enunciación los que, en escena (por ejemplo, en un noticiario televisivo, como lo analiza Paolo Fabbri) son fácticamente ‘invisibles’ o inexistentes  adoptando el papel de grandes ausentes (es el rol que juegan los productores de un film, el director de la mesa de redacción de un diario, los creativos de agencias de publicidad, etc.).

 

La producción de sentido generada en los receptores (semiosis mediática) es de gran trascendencia en el contexto del intercambio comunicacional; finalmente, y como parte de una subliminal construcción de consensos en torno a lo transmitido por los mass-media, el destinatario, al asimilar y avalar los mensajes (el discurso mediático global) justifica, legitima y dota de poder a los propios medios en su rol de ‘supermáquinas productoras de significado y de sentido’. En este contexto la responsabilidad (o ‘irresponsabilidad’) de los receptores no debe soslayarse.

 

La teoría (o la teorización en el concepto de una ´práctica abierta’) y el discurso conformado por ASEMASS&COMGLOBAL, como una innovadora corriente del pensamiento, será conmutable, flexible, incluyente e interdisciplinaria, y coadyuvará para que los receptores de los mensajes mediáticos adquieran lucidez acerca de cómo funciona la megamáquina massmediática en sus múltiples manifestaciones y de cómo actúan  y reaccionan ellos mismos al legitimar los mensajes recibidos.

 

Este cultura o ‘conciencia mediática’ deberá permitir, por una parte, que se contrarresten y aminoren las prácticas persuasivas ejercidas por este aparato de la diversión, del entretenimiento y de la información que moldea conductas y que influye en el comportamiento de millones de seres en aparente estado de indefensión y, por otra parte, que las audiencias mediáticas comprendan y acepten su parte de responsabilidad en este intercambio de signos como ‘interpretantes finales’ y principales beneficiarios, en el plano de lo simbólico, de esta ‘semiosis mediática’ interminable.

 

 

CONSTRUCCIÓN DE UN DISCURSO VIA LA SINERGIA

ENTRE LA SEMIÓTICA DE LOS MEDIA Y LA

MASS-COMMUNICATIONS RESEARCH

 

 

La amalgama de dos visiones mediáticas, la semiótica, de carácter endógeno, y la derivada de la sociología de la comunicación de naturaleza exógena, permitirán al lector contar con una herramienta de análisis más amplia al analizar la correlación o ‘simbiosis mediática’ que se da entre los mass-media como transmisores de mensajes (discurso mediático global) y los receptores o audiencias específicas (televidentes, cineespectadores, ‘lectores-de-periódicos’, radioescuchas, cibernautas, etc.).

 

Sin intentar generar una mezcla arbitaria de ambas disciplinas cognitivas, sí se buscará el generar convergencias de las principales teorías, enfoques, puntos de vista e interpretaciones desarrolladas por eminentes semioticians y por destacados comunicólogos o ‘mass-communicologies’ incluyendo propuestas de corte interdisciplinario provenientes de expertos en lingüística, pragmática, teoría de los discursos sociales, antropología, informática, sociología, publicística, psicoanálisis, estética, economía, filosofía del lenguaje, hipertextos, ciencias políticas, arquitectura, telecomunicaciones, etc.

 

El nuevo discurso, que se irá conmutando y adaptando a la realidad imperante partiendo del principio de que la ‘semiosis mediática’ es interminable y mutante, contará con una gran diversidad de ‘plataformas de lanzamiento’, las que se irán ampliando y diversificando gradualmente dentro del seno de ASEMASS&COMGLOBAL (asociaciones nacionales) en modalidades múltiples: congresos, conferencias, coloquios, teleconferencias, etc., destacando el uso de la Internet como herramienta básica para la producción, transmisión y recepción de mensajes y documentos (hipertextos) incluyendo la edición de revistas electrónicas (‘Semiótica & Mass-Media’) entre otros recursos (libros, videos, CD’s, etc.).

 

Asimismo, el discurso en ciernes tenderá a retroalimentarse al fluir en el contexto de redes interinstitucionales integradas por asociaciones especializadas en semiótica y comunicación de masas, centros de estudios en universidades (por ejemplo, el CAP de la Universidad de Indiana o el Centro Internazionale di Semiótica e Lingüística de la Universidad de Urbino), ‘think’tanks’ multinacionales, institutos de investigación, organizaciones internacionales y nacionales (por ejemplo, el C.R.S.N. de Francia), laboratorios de lingüística pragmática, websites de semioticians y mass-communicologies, red de revistas especializadas, y hasta en programas televisivos y radiofónicos y en la prensa crítica.

 

 

LAS INDUSTRIAS CULTURALES EN JUEGO Y EL

GRAN DEBATE: ¿HOMOGENEIZACION CULTURAL

O DIVERSIDAD INTERCULTURAL?

 

 

La revisión de los sistemas de distribución y de control de infraestructura comunicacional a nivel planetario (televisión vía satélite, control de exhibición de películas por los grandes ‘majors’ –estudios de cine-, empresas de video y casas editoriales de tendencia global, megaempresas de la industria de la música, agencias de prensa transnacionales, etc.) y de los propios contenidos de las diferentes modalidades de entretenimiento (películas de ‘blockbuster’, programas televisivos, géneros musicales, noticieros informativos, ídolos populares, campeonatos de fútbol soccer, instauración  de modas en turno, bestsellers, construcción de noticias de primera plana, performances políticos, etc.),  será materia permanente de estudio para evaluar y retroalimentar el discurso crítico y los puntos de vista en torno a las prácticas que ejerce esta gran industria de la comunicación de masas que tiende a instaurar una gradual ‘homogeneización’ cultural a nivel de contenidos, como lo destaca Armand Mattelart al hablar de la ‘comunicación-mundo’, antítesis de la diversificación intercultural representada por las culturas nacionales y regionales y por medios alternativos  en diferentes puntos del planeta preocupadas por  proteger, conservar y fortalecer las costumbres, tradiciones, valores y signos de identidad nacional de los pueblos.

 

 Cees J. Hamelink también ha advertido otro fenómeno derivado de la comunicación global: el relacionado con la publicidad global que, dice, tiende a conformar una verdadera ‘global billboard society’ antes que una ‘sociedad de la información’, como lo habían vaticinado J. K. Galbraith y E.G. Mesthene desde los setenta y Yonesi Masuda en los ochenta además de Alain Minc y Nora Simon, autores del primer informe sobre la ‘informatización de la sociedad’.

 

En este contexto de megacultura global es importante, también,  analizar las sinergias establecidas por los mass-media con la tecnología telecomunicacional de punta (sistemas satelitales, redes de fibra óptica, expansión de internet, sistemas multimedia) lo que ha potenciado su cobertura y su nivel de eficacia y eficiencia dotándola de un poder casi ilimitado.

 

Con relación al juego de las industrias culturales, destacados estudiosos de la comunicación de masas como Jesús Martín-Barbero,  Néstor García Canclini y Aníbal Ford enfocan su campo de  análisis al impacto generado por estas entidades en países en proceso de desarrollo o francamente subdesarrollados localizados en América Latina, develando las redes de poder desplegadas por los  oligopolios massmediáticos que tienden a infiltrarlo todo con productos de gran influencia popular como lo es la producción de telenovelas, arquetipo mediático que sintetiza y simplifica las relaciones sociales y la visión ideológica de sus protagonistas a niveles absurdos rayando, las más de las veces, en el sin-sentido, como lo exhiben los estudios estructurales de dicho género realizados por Eliseo Verón, Lucrecia Escudero, Jesús Martín-Barbero, Sonia Muñoz y Armand Mattelart, entre otros (algunos teóricos le reconocen un papel encomiable a  dicho género). Antes, Vladimir Propp había descodificado las ‘reglas internas’ que rigen a los cuentos de principes y ‘cenicientas’, mismas que fungen como código base de las posmodernas historietas audiovisuales (también herederas de los folletines del siglo XIX),  proceso iterativo retomado en el mundo de los comics, lo que analizan Román Gubern y Daniele Barbieri al revisar el lenguaje y la estructura de dicha modalidad mediática ampliamente popularizada.

 

EL ROL DEL RECEPTOR MASSMEDIATICO

 

 

El espacio de la recepción representa, dentro del proyecto teórico de  ASEMASS&COMGLOBAL, el más importante campo de análisis y reflexión. La interrogante, que se hacía el mismo Umberto Eco desde los sesentas, incide en la actitud, en apariencia inofensiva y expectante, de los televidentes: “¿El público, perjudica a la televisión?”, que otros pensadores como A.J. Greimas & G. Courtés ubican en el contexto de la interrelación enunciador-enunciatario al referirse al ‘contrato enuncivo’ o ‘enunciativo’ existente entre ambas partes (se intercambian roles en el campo de la acción discursiva en posición de complicidad).

 

Gianfranco Bettetini, por su parte, se refiere al ‘pacto comunicativo’, concepto retomado por Francesco Casetti y por Umberto Eco al describir la participación del público y la desaparición de escenarios en la llamada ‘televisión neolítica’ o ‘directa’ donde se instauran prácticas de interlocución en vivo que caracterizan a la ‘comunicación horizontal’, antítesis de la TV ‘paleolítica’ de corte ortodoxo y vertical (transmisión abierta o broadcasting, que comienza a ser superada)

 

Que el receptor ha dejado el tradicional papel de ‘víctima’ de los medios para hacerse copartícipe es un hecho, aunque no hay que soslayar las modalidades de cómo los  destinatarios de los mensajes asumen, reconocen, representan y reproducen el discurso mediático incluyendo desde la adopción de actitudes complacientes y de abierta complicidad con los enunciadores –el ‘contrato enuncivo’ de por medio destacando la ‘mano invisible’ del poder como lo analiza Alain Berrendonner en un contexto de lingüística pragmática- hasta la asunción de conductas abiertamente contestatarias  -la ‘guerrilla semiótica’ en sí propuesta por Umberto Eco- que alcanzan su máxima expresión en los contextos de los denominados ‘nuevos espacios públicos’.

 

En el marco de una sociología de la comunicación de masas (research communications; content analysis ) se analizan los efectos generados en las grandes audiencias (dimensión ideológica) y la conformación de actitudes y conductas que responden a los estímulos mediáticos orillando a los receptores a asumir los mensajes en tres grandes niveles: al pié de la letra, ignorándolos, o en actitud de rechazo total. En esta última modalidad se estudian y profundizan las nuevas formas de expresión y manifestación instauradas por la sociedad civil en los ‘nuevos espacios públicos’ que ha conformado la llamada ‘comunicación pública’, modalidad sociosemiótica de comunicación horizontal que tiende a permear y a retroalimentar al propio discurso del poder, ilocutivo y vertical, en un intento de empatarlo con las visiones y expectativas del imaginario social.

 

 

SINERGIA MEDIOS-SOCIEDAD;

¿QUIÉN TIENE MAYOR INFLUENCIA?

 

 

En este último contexto y ubicados de lleno en el espacio de la recepción, parte de este contradiscurso o ‘discurso otro’ generado por los destinatarios de los mensajes es la sinergia o consensos que establecen diferentes grupos sociales con los medios para capitalizar el poder mediático a favor de causas mayoritarias. Este efecto se da cuando la intención manipuladora ejercida por los medios a favor de causas impopulares es develada por la propia sociedad obligando al aparato mediático a generar un ‘golpe de timón’ para conservar su nivel de verosimilitud.

 

Y es en el terreno de lo político donde mayor dimensión alcanza este juego de ‘doble sentido’ partiendo del hecho de que es la máquina de los mass-media, influída y permeada por el discurso social, la que mitifica o aniquila a los protagonistas en juego, incluyendo actos de poder ejercidos por los gobiernos sin menoscabar que sigue siendo la soberanía política o nacional la que determina los destinos de los mismos medios.. Anthony Giddens se refiere a la ‘capacidad social de reflexión’ que implica la creación de ‘políticas generativas’, las que existen en el espacio para unir al estado con la ‘movilización reflexiva’ de la sociedad. Lo anterior, considerando que tanto la población como los organismos del estado y del gobierno conviven en el mismo espacio discursivo; algo similar ocurre en la relación medios-sociedad, red de flujo de interrelaciones que Regis Debray incluye dentro de su concepto de ‘médiologie’.

 

Una pregunta determinante o crucial en esta argumentación: ¿qué influye más, los media a la sociedad o lo social a lo mediático o ambos, conformando una ‘gestalt descorporeizada’, se necesitan y se requieren mutuamente para sobrevivir?. Es difícil responderlo, pero sí hay que tener presente que en esta ‘cohabitación intercultural’ no todo opera en total armonía: al convivir la población en el mismo espacio mediático  surgen diferencias, dilemas y contradicciones por ambas partes no siempre conciliables cobrando especial importancia los propios intereses en juego. 

 

Como valor agregado, es importante observar que muchos productos mediáticos de gran popularidad como telenovelas, comics, reportajes en magazines, films digitalizados de superhéroes, videojuegos, compugames, talk-shows, reality-shows (‘Big Brothers), programas de comediantes, radio hablada, merchandising, etc., surgen por demandas y exigencias del mercado conformado por públicos consumidores de signos y símbolos, mercado que reacciona en forma implacable cuando se producen ‘objetos’ que no satisfacen sus expectativas simbólicas, hipótesis que puede demostrarse vía un ejercicio de marketing signs. 

 

 

EL SENTIDO, ELEMENTO CENTRAL EN 

 UNA SEMIÓTICA DE LOS MASS-MEDIA

 

 

La producción de sentido puede llegar a operar al margen de referentes reales o de hechos fácticos. Así, a través de los media se pueden inventar o construir realidades al gusto de los emisores (o de los propietarios del aparato mediático en cuestión) como lo reveló un excelente ensayo de Eliseo Verón al revisar la psicosis colectiva provocada en Francia, por efecto de un distorsionado manejo noticioso,  al magnificarse la fuga de radioactividad generada por un accidente en un reactor nuclear de Chernobil en Ucrania en 1986  (en la entonces U.R.S.S.) desplazándose, se informaba, una enorme nube radioactiva rumbo a Europa. Algo similar, toda proporción guardada, al pánico masivo provocado en Estados Unidos el 30 de octubre de 1938 cuando el locutor de una estación radiofónica anunció, con lujo de detalles, la invasión de la Tierra por naves marcianas. Tras el pánico desatado a nivel nacional, incluyendo la movilización del ejercito, se escuchó la voz del locutor, nada menos que Orson Welles aclarando: “Amigos, espero que no les hayamos alarmado, ¡sólo se trata de un guión radiofónico!”.

 

Entrar al espacio discursivo del receptor, alcanza magnitudes y efectos imprevisibles partiendo del hecho de que, finalmente, es el destinatario último, en su rol de ‘interpretante’, el que detona la ‘acción comunicativa’ (Habermas, Eco) involucrándose o imbricándose con el mensaje en cuestión, lo que en el espacio de la enunciación se conoce como el proceso de ‘reconocimiento’ y de ‘representación’ de las prácticas discursivas producidas por un emisor. Acto seguido, el destinatario de los mensajes, o los ignora o los reproduce en el ámbito de la comunicación interpersonal  o de la ‘semiosis social’.

 

Así, el sentido explota en forma exponencial afectando las relaciones sociales, las visiones, y los comportamientos de los consumidores de estos lenguajes incidiendo, vía los llamados ‘efectos de sentido’, en el habla mítica, en la conformación del imaginario simbólico y en la vida ideológica del tejido social.

 

Una Semiótica de los Media o de los Mass-Media (neologismo avalado por Abraham Moles entre otros), en este contexto específico, deberá contribuir a analizar, develar, y facilitar la ‘lectura’ en torno a los mecanismos discursivos y a las ‘puestas en escena’ protagonizadas en el universo de la vida cotidiana y de la ‘naturalidad mítica’, por los diferentes ‘objetos semióticos’ en juego (cine, televisión, radio, comics, prensa, magazines, etc.) y de fenómenos polisémicos o multimediáticos (publicidad, internet, theme parks, ciudades temáticas –Las Vegas o el centro de Manhattan de New York- , merchandising, etc.) incluyendo la creación de modalidades simbólicas o de formas simbólicas que tienden a modificar y a transmutar el inconsciente colectivo (creación de ídolos populares, construcción de ‘mediosferas virtuales’ generadas digitalmente, especialmente en films -–‘Matrix’- coadyuvando a diluir la frontera entre la realidad y la ficción, descorporeización por la adicción a nuevas tecnologías como internet, etc.) sin excluir espectáculos populares y de masas transformados en verdaderos rituales de connotadores neobarrocos como los matchs de box y de lucha libre, los juegos y campeonatos de fútbol soccer –‘performances’ revisados por Bettetini y por Umberto Eco-, conciertos de rock-pop parafernálicos, carnavales de fuerte connotación erótica,  desfiles regidos por símbolos inspirados en los comics, etc.) y una larga lista de prácticas significantes de origen mediático que permean, modifican y alteran la vida social.

 

 

DIVERSIDAD DE SEMIÓTICAS APLICADAS

EN EL UNIVERSO DE LOS MASS-MEDIA

Y DE LA CULTURA DE MASAS

 

 

ASEMASS&COMGLOBAL se constituye y cobra sentido partiendo del hecho de la existencia fragmentada de un conjunto de teorías, visiones e interpretaciones relacionadas con el estudio y el análisis de los mass-media y de fenómenos provocados por industrias culturales diversas (globales y sectoriales)

 

En este contexto, y enfocados hacía una Teoría Semiótica de los Media con una amplia diversidad de interpretaciones y al margen de un gran ‘récit’ (Lyotard) destacan las propuestas y aportaciones teóricas de Ernest W.B. Hesse-Lüttich, Umberto Eco, Günter Bentele, Winfried Nöth, Oscar Steimberg, Massimo Bonfantini, Roland Posner, Eliseo Verón, Gianfranco Bettetini et al.

 

En el campo de semióticas aplicadas centradas en el estudio y el análisis específico de mass-media y de fenómenos culturales existe una amplia diversidad como los enfocados a la televisión (Eco, Casetti, Bettetini, Vilches, González Requena, Pérez Tornero, Verón, Escudero Chauvel, Zunzunegui, Cebrián Herreros, Krampen, Marcus, Barbieri), al cinematógrafo  o al film en sí (Metz, Eco, Morin, Bettetini, Seguéla, Lotman, Bazin, Mitry, Odin, Jost, Casetti, Oudart),  a la prensa (Van Dijk, Calabrese, Chomsky, Eco, Vilches, Blanco), a los comics ( Gubern, Barbieri, Gasca, Fresnault-Deruelle, Eco, Marteinson), a la radio (Landowsky, Moragas Spa, Bassets, Hernández Aguilar, Mier Garza, Habermas, Roncagliolo), a magazines femeninos (Barthes, Chabrol), etc.

 

Otro universo de modalidades mediáticas que incluye la conformación de formas simbólicas, de procesos de mitificación mediante la reiteración de prácticas míticas, de consumación de rituales derivados y representativos de la ‘cultura de masas’, entre otras variables, lo son el campo de la publicidad, del marketing y del merchandising (Péninou, Durand, Nöth, Floch, Umiker-Sebeok, Ceriani, Seguéla, Dru, Block de Behar, Lindekens, Pérez Tornero, Eco, Vestergaard, Morentín), de espectáculos de masas y ritos populares (Barthes, Eco, Ivanov, Bouissac, Finol, Marandas, Bettetini, Casetti, Lévy Strauss), del crecimiento exponencial de los ‘new media’ y del universo de los usuarios en sí (Baudrilllard, Violi, Landow, Bettetini, Virilio, Gubern, Negroponte, Bustamante, Galofaro, Wolton, Proni), etc.

 

Profundizar en el análisis de la producción discursiva y de los procesos de recepción por parte de los destinatarios, en la arquitectura propia de los media y de la reingeniería aplicada en el ámbito programático (los ‘talk shows y los ‘reality shows, por citar dos ejemplos), en el campo de las modalidades simbólicas y míticas instauradas como parte de una nueva ‘naturaleza mediática’; en los procesos de apropiación de los mensajes protagonizados por el receptor medio; en las formas de reversión discursiva instauradas por los destinatarios o consumidores, son temas que forman parte de la agenda, por construir, en el contexto de ASEMASS&COMGLOBAL.

 

 

LA ACCION COMUNICATIVA

EN EL AMBITO DE LOS NUEVOS MEDIA

 

 

El concepto de ‘sociedad de la información’ (Innis, McLuhan, Galbraith, Touraine, Masuda, Minc & Simon, Bustamante) ‘sociedad del conocimiento’ (Gramsci, Mills, Bloor, Drucker, Toffler, Fukuyama) o ‘sociedad de la comunicación’ (Habermas, Vattimo) remite al fenómeno de la ‘sociedad teleinformatizada’, efecto del desarrollo y expansión de tecnologías de la información y de la comunicación que fácticamente han protagonizado un ‘apoderamiento’ de la vida cotidiana detonando, en gran medida, la conformación e irrupción de una sociedad civil participativa y cada vez más consciente de su rol para ‘autorregularse’ (‘social intelligense) y para coadyuvar en la adopción de políticas públicas y en los procesos de toma de decisiones al margen de instancias de poder que insisten en representarla amparadas en el discurso de la ‘democracia representativa’. Por supuesto, hay que reconocer un hecho de realpolitik: la dimisón de la política implica la toma del poder por los grandes monopolios, los mediáticos a la cabeza.

 

Los ‘nuevos espacios públicos’ son una resultante de esta ‘mediosfera’  generadora de conciencia social y activadora de los procesos de movilización ciudadana cada vez más frecuentes en el plano internacional (la ‘semiosis social’ provocada por la guerra de Estados Unidos y Gran Bretaña contra Irak ha repercutido en contra de la conformación de las propias estructuras de poder de las superpotencias y de sus líderes sometidos a un severo escrutinio ciudadano, en otras épocas imposible de concebir).

 

El estudio de esta interfase sociedad/tecnología que ha derivado en una nueva organización social formará parte del universo de estudios de ASEMASS&COMGLOBAL incluyendo otras modalidades mediáticas como las representadas por la multiplicación de ‘autopistas de la información’ con especial énfasis en las de ‘banda ancha’, y por nuevos medios que se rigen por lenguajes digitalizados como la Internet que permite, además de la producción y transmisión de hipertextos el  acceso instantáneo a más de 300 mil páginas web que convierten esta red de redes  en una auténtica ‘galaxia enunciataria’ detonadora del boom de la posmoderna cibercultura en boga.

 

Un aspecto de especial importancia en lo referente a la web es que simboliza la ‘desmaterialización’ o ‘descorporeización’ de sus usuarios (como lo han visualizado Jean Baudrillard y J.F. Lyotard; éste último montó una exposición sobre dicho ‘sindrome de invisibilidad’ en el Museo Georges Pompidou de París) los que, a pesar de generar una intensa interacción con infinidad de interlocutores y dialogantes en el ciberespacio, permanecen recluidos en su propia soledad de ‘cibernautas’ o ‘cibernántropos’ (en el viejo argot de Henri Lefebvre). En forma análoga a los codigos de la red, sus usuarios ascienden a la categoría de ‘seres digitalizados’ con todas las secuelas y consecuencias que ello implica.

 

El concepto metafórico de ‘global village’ (reducción del mundo a una ‘aldea’), amasado por Marshall McLuhan en los sesentas cobra especial dimensión en el marco de la ‘revolución informática’ (el uso de las PC como herramientas de trabajo forma parte consubstancial del nuevo entorno cotidiano; son verdaderas ‘extensiones’ de los procesos lógicos y mentales que operan en la corteza cerebral) y en la videosfera o iconosfera de lo digital (Lotman habla de una ‘semiosfera’) sobresaliendo el desarrollo de la I.A. que Spielberg extrapola en un film de science-fiction de extraordinaria manufactura.

 

Pero este ‘reduccionismo’ del mundo y de la realidad tiene efectos en lo humano (en la ‘política del hombre’, dentro de la concepción de Edgar Morin) y en la propia ‘ética del ciberespacio’, como lo destaca Cees J. Hamelink, por lo que se requiere y exige un análisis interdisciplinario a fondo, como lo han emprendido destacados teóricos y pensadores que forman parte del think-tank de ASEMASS&COMGLOBAL.

 

 

 

ANTECEDENTES

 

 

EL 1er. CONGRESO MUNDIAL DE SEMIÓTICA Y 

COMUNICACIÓN: ENCUENTRO MASSMEDIATICO, 

DETONADOR DE ASEMASS&COMGLOBAL

 

 

En 1993, y contando con el invaluable apoyo y consultoría del Prof. Thomas A. Sebeok, q.e.p.d., y de su esposa Jean Umiker-Sebeok desde el RCLSS (Research Center for Language and Semiotic Studies) de la Universidad de Indiana (Campus Bloomington) se inició, en el marco del 1er. Congreso Mundial de Semiótica y Comunicación convocado por el ISECOM (Instituto de Semiótica y Cultura de Masas & Mass Communications) y por el Gobierno del Estado de Nuevo León en Monterrey, México (junio 16-19, 1993) , este proyecto de sinergias y convergencias entre la Semiotic of the Media y la Mass-Communication Research destacando la presencia de los teóricos más relevantes de la ciencia de la semiosis, en el concepto de Charles Peirce, y de la sociología de la comunicación de masas quienes, durante cuatro días, y ante más de 1,500 asistentes a los diferentes paneles, la mayor parte estudiantes,  confrontaron ideas, tesis, puntos de vista y visiones en torno a la acción y al impacto pedagógico, sociosemiótico y sociológico de ambas disciplinas en el contexto mediático.

 

Antes de la clausura oficial del Congreso, donde se le dio lectura a la ‘Carta de Monterrey’ se llevó a cabo, como algo inusitado en eventos académicos, una ‘súper-mesa redonda’ titulada”El nuevo discurso de la comunicación: retórica de lo imaginario” en la cual hicieron acto de presencia los más de 70 conferencistas y ponentes que asistieron al Congreso para discutir las posibles conclusiones y aportaciones derivadas del magno evento, las que quedaron sintetizadas en un texto publicado en la Revista Mexicana de Comunicación (No. 31, Septiembre-Octubre de 1993) titulado: “Primer Congreso Mundial de Semiótica y Comunicación: Un Encuentro Massmediáticofirmado por el autor de estas líneas, que se puede consultar en el website del ISECOM  (www.institutodesemiotica.com).

 

Algunos de los  teóricos de la semiótica y de la mass.communications que dialogaron, confrontaron ideas  y discutieron ‘téte-a-téte’ en el marco del Congreso (en cada uno de los nueve  paneles estaba combinada su participación contando con traducción simultánea en cuatro idiomas) fueron:  Armand Mattelart (Francia), Thomas A. Sebeok (USA), Gianfranco Bettetini (Italia), Antonio Pasquali (Venezuela), Martin Krampen (Alemania), Román Gubern (España), Jerzy Pelc (Polonia), Carlos Monsiváis (México), Eliseo Verón (Francia), Héctor Schmucler (Argentina), Maria Luisa Santaella Braga (Brasil), Miguel de Moragas Spa (España), Georges Péninou (Francia), Herbert Schiller (USA), Eero Tarasti (Finlandia), Giuseppe Richeri (Italia), Lisa Block de Behar (Uruguay), Jacques Durand (Francia), Richard L. Lanigan (USA),  Masao Yamaguchi (Japón), José Manuel Pérez Tornero (España), Joëlle Réthoré (Francia), Florence Toussaint (México), Oscar Quesada Macchiavello (Perú), Marie-Louise Liebe-Harkort (Alemania), Marcel Danesi (Canadá), entre otros más.

 

También estuvieron presentes: Elizabeth Walter-Bense (Alemania; esposa de Max Bense recien fallecido), Jorge Glusberg (Argentina), Jorgen Dines Johansen (Dinamarca), Armando Silva (Colombia), Michéle Mattelart (Francia), José Enrique Finol (Venezuela) y por Estados Unidos: Jean Umiker-Sebeok, Floyd Merrell, Irmengard Rauch, Dean Macannell, John Deely, Nathan Houser, Williams C. Watts, y Terry Prewitt.

 

México estuvo representado por un  grupo de expertos en comunicación y semiótica: Alma Rosa Alva de la Selva, Beatriz Garza Cuarón, Carlos Payán Velver, Gilberto Giménez, Javier Esteinou Madrid, Luis Núñez Gornés, Omar Raúl Martínez, Mabel Piccini, Beatriz Solis Leree, Raúl Trejo Delarbre, Cesar H. Espinosa, Araceli Zúñiga, Soledad Robina, Ramón Esqueda Atayde, Enrique Sánchez Ruiz, Adrián S. Gimate-Welsh, Rafael Reséndiz Rodríguez, César González Ochoa, Mauricio Beuchot, Delia Crovi, y Raúl Fuentes Navarro,  incluyendo estudiosos de ambas ciencias provenientes del ISECOM y de  instituciones de educación superior de la Ciudad de Monterrey –ITESM, UANL, UDEM UR-  del Estado anfitrión: Nuevo León.

 

Fueron notorias las ausencias, varias de ellas ya confirmadas, como lo atestiguan cartas y documentos, de personalidades de presencia internacional como Umberto Eco (envió un mensaje a los participantes  desde la Universidad de Harvard donde se le visitó, mismo que se puede consultar en el link ‘umberto eco’en: www.institutodesemiotica.com), Jesús Martín-Barbero, Jacques Seguéla, Armando Sercovich,  Christian Metz, Eugenio Coseriu, Julia Kristeva, Desiderio Blanco, Tzvetan Todorov, Teun A. van Dijk, etc., mientras otros teóricos enviaron ponencias originales que se presentaron y se les dio lectura en el Congreso: Emilio Garroni, Herman Parret, Augusto Ponzio, Susan Petrilli, Jürgen Habermas (entrego un texto titulado “Charles Peirce y la comunicación” durante una visita que se le hizo en su cubículo del Instituto Goethe de la Universidad de Frankfurt) y Luis J. Prieto (también se le visitó en Ginebra, Suiza).

 

 

HACIA EL 2º.  CONGRESO MUNDIAL

DE  SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN:

LA DIMENSION MASSMEDIATICA

 

 

Como lejano antecedente, que de alguna manera se  empata con la Conferencia Internacional ‘Semiotic of  the Media’ realizada  en Kassel, Alemania, en 1995 por iniciativa de Winfried Nöth (Universidad de Kassel) bajo los auspicios de la IASS, el 1er. Congreso Mundial de Semiótica y Comunicación representó el punto de partida del  proyecto teórico-discursivo que ahora  busca consolidarse vía la nueva organización,  ASEMASS&COMGLOBAL (Asociación Mundial de Semiótica Massmediática & Comunicación Global) teniendo  como punto de reencuentro y de mayores definiciones el futuro 2º. Congreso Mundial de Semiótica y Comunicación: La Dimension Massmediática programado para realizarse en junio de 2005 en Monterrey Nuevo León (México), bajo los auspicios de la IASS (International Association for Semiotic Studies) y de instituciones y organismos internacionales y nacionales.

 

Este evento de dimensión mundialista marcará un parteaguas en lo referente a la convergencia de dos disciplinas de análisis, en apariencia antípodas, la semiótica de los media y la sociología de la comunicación enriqueciendo, así, el bagaje epistemológico y las herramientas cognitivas que permitirán profundizar en el estudio y en las investigaciones de la correlación medios-sociedad-medios además de hacer más fluida la acción comunicativa entre los principales protagonistas de ambos bandos.

 

El equipo de expertos que conforman el Consejo Consultivo Internacional de ASEMASS&COMGLOBAL representa a naciones de los cinco continentes y a casi medio centenar de universidades de una treintena de países o más además de centros especializados en semiótica y comunicación, instituciones internacionales y nacionales, revistas, compañías editoriales, institutos y laboratorios de investigación científica, agencias de publicidad, estaciones de TV,  y otras instancias de fuerte presencia en el plano mundial

 

Pero, finalmente, los grandes beneficiarios de esta iniciativa y de esta propuesta teórica lo serán los propios públicos y audiencias, que aún enfrentan al aparato mediático como a una enorme ‘caja negra’ que, consideran, se rige por lenguajes crípticos  imposibles de descifrar y de descodificar. Y en gran medida, algo hay de eso. Aunque la conducta de los receptores mediáticos también es insondable.

 

 

Monterrey,  Nuevo León, México, Agosto de 2003.

 

 

 

 

*   Pablo Espinosa Vera: ver link ‘Background Semiótico 1978-2003’ en
www.semioticamassmedia.com

** ISECOM / Instituto de Semiótica y Cultura de Masas & Mass Communications:
www.institutodesemiotica.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hosting por TuSite